Adolescencia: ¿Cómo sanar un corazón roto?

Enamorarse y descubrir nuevos sentimientos hacia otra persona en la adolescencia, puede ser una etapa muy agradable y llena de alegrías. Sin embargo, durante estos primeros romances también surgirán ciertas dudas, miedos, decepciones y frustraciones que desequilibrará emocionalmente a tu hijo; se trata de las desilusiones amorosas y los corazones rotos.

Como todo padre o madre de familia, no queremos ver sufrir a nuestros hijos, sin embargo debemos hacerles entender que más allá de todo, está la experiencia aprendida. Las respuestas de padre, deben ser cortas, sin juicios de valor y deben ayudar a poner en perspectiva sus emociones como parte natural de la vida.

Además, hay que estar atentos a los cambios bruscos de ánimo, que pueden ser un indicio que el hijo se esté sintiendo mal, tal vez no está motivado en sus estudios, no quiere salir con sus amigos(as), se pasa en su cuarto, entre otros.

¿Qué hacer ante un corazón roto?

– En primer lugar, siempre demuestra tu preocupación y una actitud disponible para conversar. No seas impaciente y preguntes hasta conocer la historia. Respétalo, muéstrate preocupado y espera a que poco a poco te lo cuente.

– No minimices su experiencia, ya que para ellos es algo fuerte y doloroso. Sabemos que es pasajero y que ellos podrán reponerse, por el momento lo que ellos necesitan es tu hombro, buenos consejos y  que los puedas comprender.

– A pesar que quieras hacerlo, no es recomendable hablar mal de la otra persona que lastimó a tu hijo delante de él, porque generas cierto rencor  y no le das un buen ejemplo como persona.

– Prepárate para una pronta reconciliación, debido a que a esa edad sus sentimientos son muy frágiles.

Acuérdate que los primeros enamoramientos pueden sentar las bases para los futuros romances. Por ello es importante que estas primeras experiencias siempre sean lo más enriquecedoras que puedan. 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply