Celos entre hermanos: Descubra qué hacer como padre

 

Con la llegada de un nuevo integrante a la familia, el hijo mayor del matrimonio puede sentirse amenazado, debido a que hasta ese momento, el cariño de sus padres le pertenecía de manera absoluta. Los resentimientos entre hermanos causados por los celos deben ser un asunto prioritario a evitar en todo hogar.

Los celos son una emoción normal, que se caracteriza principalmente por el temor a recibir menos amor por parte de alguien apreciado. El problema se genera cuando esta emoción provoca la desunión familiar y sumerge a los niños en una ansiedad y frustración demasiado grande para su corta edad, produciendo en ellos serios daños emocionales que los perseguirán por el resto de su vida.

Las conductas más comunes que presenta un niño que se siente desplazado por su hermano menor son: cambios de humor no justificados, tristeza, llanto frecuente, tendencia a mojar la cama, agresividad, uso de lenguaje infantil, menor apetito, desobediencia, negatividad y pesimismo. Además, es frecuente que al cometer un error intenten culpar al hermano pequeño, con la esperanza de crear un conflicto para él con sus padres, pensando que esto le “devolverá el amor arrebatado”.

Piense en un niño que antes lo tenía todo, los juguetes más recientes de los centros comerciales, su postre preferido todos los días e incontables horas de juego con sus progenitores. Ahora, imagine al mismo niño, acostumbrado a los privilegios, al que se le ordena compartir todo lo antes mencionado con un “recién llegado”. La docente e investigadora en psicología de la Universidad Autónoma de Zacatecas (México), explica que los primogénitos suelen pensar que lo merecen todo, esto es lo que genera que la llegada de otro niño les ocasione coraje, envidia y rabia.

Si los padres no saben identificar este episodio en el hijo mayor, la rivalidad futura entre los hermanos será inevitable, además se crearán sentimientos de reproche contra los padres, que lo llevará a alejarse del círculo familiar y buscar el afecto faltante en otras personas. El niño crecerá egoísta, rebelde y envidioso.

Entonces, ¿la solución es no tener otros hijos?, no es así, pues cuando un niño crece solo, es más frecuente que sufra de depresión o narcisismo. Los padres deben implementar un trato que no excluya a ninguno de los hijos y les deje claro, que el amor es igual para cada uno de ellos.

“Para prevenir, es bueno que cada hermano tenga sus tiempos, los padres tienen que saber organizarse para que ningún hijo se sienta fuera de lugar”, afirma Mara Cuadrado, psicóloga infantil del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Un padre debe conversar con su hijo sobre los cambios que sucederán en el hogar con la llegada del nuevo integrante, sin mencionar directamente el tema de los celos, pero aclarándole siempre que el amor hacia él no se reducirá. Además, debe evitar las comparaciones entre ambos hermanos, las críticas al niño frente a familiares o a los otros hijos, y por último, debe procurar crear momentos familiares que permitan la participación de todos utilizando sus diversas competencias personales.

Muchas veces el amor de los hermanos es el apoyo más representativo cuando empiezan los momentos difíciles. Un padre se encuentra en la obligación de cultivar este sentimiento y apartarlo de malentendidos generados por los celos injustificados.

¿Le gustó esta información?

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply