Detalles que conectan con tu familia

 

La jornada del trabajo y de las diversas actividades diarias que se realizan, convierte los días en una rutina que suele ser tensa, sin emoción y monótona.

¿En esa rutina, incluimos detalles con nuestros hijos? Mostrarles afecto, no sólo es darles de comer, asistir a las reuniones del colegio, darles dinero o preguntarles qué les falta. Ellos necesitan de detalles que sirvan para conectar con su familia, que los ayude a fortalecer la confianza y la seguridad familiar pero que sobre todo, lleguen directo al corazón. ¿Cómo hacerlo?

Es sencillo y puede hacerlo en cualquier etapa de la vida. Así tu hijo/a tenga tres, siete, catorce, veinte e incluso treinta años, nunca es tarde para demostrar esas detalles que fortalecen el vínculo que tienes con él/ella.

Un mensaje de texto o whatsapp, una foto, un abrazo diario, un cuento por las noches, una película los viernes, un dibujo, una flor, cualquier cosa que nazca de ti con amor, puede servir para conectar con alguien específico de tu familia.

¿Y por qué no? Establecer una rutina afectiva que genere una emoción y un vínculo aún más cariñoso. Por ejemplo, escribir mensajes de motivación en un pos-it cuando tu hijo se sienta mal, regalarle chocolates todos los viernes, contar las estrellas del cielo, etc. La idea es que esta actividad se realice periódicamente para que quede un bello recuerdo en la mente de tus hijos.

Además, eso permitirá que se sienta motivado y feliz, ayudará en su desempeño académico, en sus relaciones sociales y en su actividad cotidiana, pues su desarrollo emocional está equilibrado, sin preocupaciones ni problemas, tan sólo por tener la seguridad que sus padres lo aman y se preocupan por él/ella.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply