El poder de una familia unida

La familia es base y núcleo de la sociedad, donde se educan a los hijos para que se formen ciudadanos, quienes serán los responsables y protagonistas de nuestra futura sociedad,

Actualmente, dicho concepto se está debilitando por razones externas, sin embargo la familia sigue siendo una, aquella que es y seguirá siendo un apoyo incondicional en todo momento.

La fortaleza del vínculo familiar se puede dar desde acciones pequeñas como ayudar a los padres, dar un gran abrazo a tu hijo, preguntarle qué es lo que le sucede, acompañarlos en todo momento, entre otros.

Unas de las principales acciones son:

–          Saber escuchar, no sólo oír. Los hijos y padres necesitan ser escuchados y comprendidos no sólo para demostrarles que nos importan, sino para poder cumplir con sus necesidades o preocupaciones. Eso incluye que sepas mirarle los ojos a quien te esté hablando, que demuestres tu atención con tu comunicación no verbal, tal vez asintiendo con tu cabeza o repitiendo lo que dice para darle mayor énfasis.

–          A las personas les gusta expresar su opinión, por ello es que muchas veces queremos transmitir nuestros pensamientos sin importar los del resto, eso genera cierta incomodidad en la familia ya que demuestra una falta de consideración. Por ello es que tanto los padres como los hijos, deben aprender a ser pacientes en todo sentido, mantener la calma y respetar a los demás.

–          Las actividades familiares generan encuentros para compartir y relacionarse. Tal vez por el trabajo o los estudios parezca que no haya tiempo para ello, pero recomendamos aprovechar cada momento libre para fortalecer la confianza.

–          La confianza debe ser de una intensidad que permita establecer una comunicación asertiva y constante. Dicha confianza se debe fortalecer mediante acciones y hechos.

 

 

 

 

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply