La crianza de los hijos únicos

La idea de que los hijos únicos son egoístas, solitarios, poco pacientes e individualistas es común, sin embargo varía según la crianza que les brinden los padres y la metodología familiar. Hace treinta o cuarenta años era común que las familias tengan un gran número de hijos, entre 8 a 6 hijos. Sin embargo, la sociedad de hoy se sorprende si tienes más de 3.

Ahora los tiempos han cambiado, por ende, las personas y sus metas también. Tienen nuevas prioridades y necesidades que satisfacer. Estos cambios afectan en todas las áreas, al desarrollo de la sociedad, en la economía del país, las relaciones interpersonales, costumbres, valores, entre otros.

Es necesario cuidar la medida en que los padres, en su interés de brindar a su hijo todos los beneficios, satisfacciones u oportunidades, les transmitan la idea de inmediatez y preferencia, evitando educarlos en sus habilidades sociales desde edades tempranas.

Según la socióloga Dolly Cedrón, perteneciente al Proyecto Acercándonos “Formando formadores de Nuevo Futuro” explica que un hijo, al desarrollarse como único, aprende a ser individualista y cuando salga  a la sociedad laboral, se encontrará con otros seres igualmente “únicos” que no han conocido la compañía ni la complicidad de compartir. Lo positivo es que aprenden a sociabilizar en el camino, pero también hay aspectos negativos como formar seres individualistas que dejan de lado la idea de comunidad y bienestar grupal.

El apoyarse de primos, primer referente de la familia además de la figura paterna y materna, nos permite lograr la sociabilización temprana, se aprende a compartir y ser solidarios.Estos niños también suelen construir relaciones más cercanas con entornos como el colegio, la iglesia, organizaciones deportivas, entre otros.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply