La otra cara de la dislexia: la terapia de lenguaje para potenciar sus virtudes.

terapia de lenguaje para niños

La dislexia es un trastorno de lenguaje que afecta la lectoescritura. Aunque se trata de la alteración de este tipo más común y conocida, hay muchos datos que las personas ignoran sobre ella, lo que puede generar retrasos en su reconocimiento y tratamiento. Sin embargo, las personas que la padecen también poseen varias virtudes dignas de resaltar, que solo son beneficiosas cuando se refuerzan a través de una óptima terapia.

Aunque no lo creas, según datos globales, una de cada cinco personas sufre dislexia y, lo que es aún más preocupante, es que alrededor del 80% de los niños etiquetados con problemas de aprendizaje, en realidad tiene esta alteración. La manifestación más común es la dificultad para reconocer palabras, y a menudo tienen un déficit más notorio en la ortografía que en la lectura.

Por otro lado, es muy común para las personas con dislexia perder la noción del tiempo, por lo que suelen parecer distraídos o dispersos. Otro signo de alarma sumamente determinante, es que les cuesta mucho definir su mano dominante – ya sea la izquierda o la derecha –, por lo mismo, no distinguen bien las direcciones.

Sin embargo, la condición disléxica también tiene características positivas, que explotándolas con determinación, pueden implicar grandes logros para el paciente. Algunas de ellas son, que son sumamente observadores, intuitivos y creativos – aunque, estas virtudes pueden dar pie a la impulsividad, por lo que a menudo son catalogados con déficit de atención –, también se sabe que piensan y procesan en imágenes, gracias a ello tienen una gran capacidad de visualización.

Asimismo, sus capacidades cognitivas se encuentran en perfectas condiciones, incluso, algunos de ellos tienen el CI mucho más elevado, según estudios realizados en Psychological Science. “La mala lectura, es mala lectura sin importar qué coeficiente intelectual tiene el niño”, comenta sobre el estudio Jack Fletcher, profesor de psicología de la Universidad de Texas.

El verdadero problema llega cuando la dislexia no es tratada a tiempo, pues a pesar del potencial de estos infantes, no son capaces de demostrar sus habilidades hasta que logran controlar su condición y expresarse sin dificultades. Muchos niños con dislexia sufren de fracaso escolar durante toda su etapa académica, y finalmente se convierten en adultos frustrados, abrumados y avergonzados.

Para reparar sus deficiencias en el lenguaje, y reforzar sus habilidades diferenciales en otros campos, lo más oportuno es iniciar un tratamiento especializado. La terapia del habla y lenguaje es la mejor opción, puedes además de trabajar directamente sobre las falencias comunicativas del pequeño, el fonoaudiólogo también aumenta la seguridad del niño y su autoestima.

Este método desarrolla la denominada “conciencia fonémica”, que es la capacidad para oír y utilizar las combinaciones de letras y palabras. También trabajan sobre la fonética y habilidades de lenguaje.

Existen muchas personas exitosas, en diversos campos, con dislexia, desde científicos, hasta actores, artistas y cineastas, todos considerados genios en sus disciplinas. Entre ellos se encuentran Steve Jobs, John Lennon, Steven Spielber, Pablo Picasso, Leonardo da Vinci y Reyn Guyer, entre otros. Así que si su hijo tiene dislexia no dude en que le espera un futuro prometedor si lo ayuda a alcanzarlo.

La dislexia no es una incapacidad, es una condición con la que se aprende a vivir. Con la terapia de lenguaje y su apoyo incondicional, es posible vencerla.

CONOCE MÁS SOBRE NOSOTROS Y SOLICITE UNA CONSULTA GRATUITA LLENANDO EL FORMULARIO  http://bit.ly/2ccZBsR

www.aletheia.com.pe

(01) 2558800 anexo 134

contacto@aletheia.com.pe

Previous Post
Next Post

Leave a Reply