Los malos hábitos que todo buen estudiante debe ignorar

BLOG17

Los malos hábitos abundan y a veces son muy fáciles de copiar. Como padre, debes estar atento a ciertos comportamientos negativos que podría estar imitando tu hijo y que afectan su rendimiento escolar.

Un alumno sobresaliente tiene un perfil de comportamiento muy bien definido. Es responsable, organizado, racional, puntual, respetuoso, ordenado, atento, consiente y comunicativo.

Todas estas virtudes se perfeccionan con el tiempo y a base de esfuerzo y sacrificio. Por eso, todo niño tiene el potencial para ser un estudiante brillante. Sin embargo, para conseguirlo, es imprescindible que elimine ciertos hábitos.

Según una lista que elaboró Stefhanie Allen, docente en la reconocida Universidad de Oxford, hay cinco negativas actitudes que erradicar para lograr buenas calificaciones.

La primera es, esperar hasta el último momento para cumplir con las obligaciones escolares. A esta desagradable costumbre se le conoce como procrastinación, y es una actitud bastante común entre los jóvenes. La presión de tener el tiempo limitado para poder trabajar, disminuye la productividad y efectividad del proceso.

La procrastinación es un tipo de autosabotaje, pues aumenta innecesariamente los niveles de estrés del estudiante y, convierte la tarea más sencilla en una compleja actividad. Debes estar atento a que tu hijo no le dé más prioridad a recreaciones como videojuegos, televisión o internet y que deje de lado sus tareas. Pues nadie puede luchar contra el tiempo.

El segundo mal hábito es depender de la cafeína. Esta sustancia es muy popular por su propiedad energizante y suele ser la alternativa más utilizada para estudiar durante toda la noche, pero no es nada buena a largo plazo. La cafeína aumenta los nervios y la ansiedad. Lo más sano para potenciar las energías, es que su hijo practique ejercicio.

Tampoco es correcto pasar noches en vela. La falta del descanso nocturno es perjudicial para el bienestar físico y mental. Disminuye la calidad, productividad, atención y memoria del alumno. Vigile que su hijo duerma las horas necesarias, para ello debe organizarse correctamente y acabar con sus deberes en la mañana o en el transcurso de la tarde.

El exceso de las redes sociales también es sumamente peligroso para las buenas notas del pequeño. Estas páginas tienen un efecto adictivo y absorbente. Si los estudiantes no tienen un control de cuántas horas pasan conectados, pueden sufrir de problemas de concentración y responsabilidad en la escuela. Póngale límites a su horario.

Por último, incúlquele a su hijo nunca ignorar las dificultades. Confiarse es uno de los errores más grandes en la  búsqueda de los objetivos. Dígale que si tiene una duda sobre una materia, no dude en preguntar, y que de la misma forma, ponga todo su empeño en aquellos cursos que le parecen complejos. Así podrá explotar su potencial y superar cualquier reto.

CONOCE MÁS SOBRE NOSOTROS Y SOLICITE UNA CONSULTA GRATUITA LLENANDO EL FORMULARIO  http://bit.ly/2ccZBsR

www.aletheia.com.pe

(01) 2558800 // contacto@aletheia.com.pe

Previous Post
Next Post

Leave a Reply