Mi hijo se porta mal

¿No sabes cómo actuar con tu hijo?

¿Siempre acude a un berrinche cuando no cumples alguno de sus pedidos?

¿Es poco respetuoso con los adultos?

¿Exige de forma prepotente algún requerimiento?

¿No quiere comer por estar jugando?

¿No quiere hacer su tarea?

¿Se queda hasta tarde viendo la televisión?

Muchos padres pasan por esto en la crianza y desarrollo de sus hijos. Cuando se llega a este tipo de comportamientos de los chicos, es ya una consecuencia o efecto de una crianza mal realizada, de una educación poco asertiva pero que aún se puede remediar.

Mientras los hijos estén en nuestra casa, es necesario mejorar la relación, comportamiento y naturalmente la comunicación.

Si lo que queremos es evitar lamentaciones, todavía estamos a tiempo de darle una vuelta de ciento ochenta grados al vínculo que hemos establecido y producir cambios.

Actuar con seguridad y autoridad necesaria en cada situación, no tener miedo a la frustración de ellos porque eso los fortifica, son tres reglas que no debemos olvidar. Lo que ellos necesitan imperiosamente es ser educados, y esa tarea es de mamá y papá en equipo, poniéndose de acuerdo antes y no discutir delante de sus hijos lo que está bien o mal.

¿Qué debemos hacer?

Lo que primero hay que hacer es no olvidarnos que el amor lo puede todo. Anticiparse con amor , paciencia y además delimitar lo que se permite y no se permite en casa, hay que ser más sabios que nuestros hijos, poner límites antes y no después es otra pieza clave en la crianza y educación de los chicos. La unión de los padres en la crianza y educación es fundamental, los padres deben ser una pareja asertiva y fuerte para que se pongan de acuerdo en las decisiones que se tomarán y no olvidarse que la mejor educación es la que está basada en el ejemplo y la comunicación constante entre padres e hijos.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply