Trastorno del lenguaje expresivo: ¡Las palabras se hacen humo!

BLOG66

Parece que para su hijo las palabras no existen. Nunca las utiliza, no las aprende y tampoco lo intenta. Para comunicar lo que desea, los gestos, gritos, llanto o balbuceos son su mejor lenguaje.  Pero los años pasan y usted sabe que esta situación no es normal y no puede continuar ¿Qué es lo que tiene? Un trastorno del lenguaje expresivo.

Como su mismo nombre lo indica, el trastorno del lenguaje expresivo está directamente ligado a la emisión del habla. La persona que lo padece tiene una capacidad por debajo de la normal en cuanto al vocabulario, expresar oraciones complejas y recordar palabras. Sin embargo, no sufre de ningún problema para entender lo que le dicen, ya sea de manera verbal o escrita.

Los signos de alarma son más visibles durante la edad escolar (nido e inicial), justamente porque es en esta época, cuando el niño empieza a frustrarse más por su incapacidad para comunicarse con normalidad. Estos síntomas son, hablar vagamente, la tendencia a repetir palabras, un vocabulario muy por debajo del promedio y el uso inapropiado de los tiempos gramaticales.

Además, es retraído por la vergüenza que le produce no hablar bien, y a los demás les cuesta mucho trabajo entenderlo.

¿Las causas? Aún no se conocen completamente. Los especialistas piensan que el trastorno puede tener sus raíces en una alteración cerebral, o herencia genética, pero las investigaciones continúan hasta la fecha. “En la práctica clínica es frecuente ver que el hermano mayor también ha tenido dificultades con el lenguaje o que el papá tuvo que ir al fonoaudiólogo cuando era chico”, explica Carla Rivera, fonoaudióloga de la Red de Salud UC CHRISTUS, la red de atención médica más importante de Chile.

“Hay trastornos del lenguaje que se resuelven solos, porque tienen que ver con la madurez del menor. Pero no siempre es así. Por eso, es recomendable evaluarlo para ver cuán severo es el trastorno y definir si es necesario hacer terapia. De lo contrario, un niño que necesitaba tratarse y no lo hace va a arrastrar el problema durante mucho tiempo, lo que puede afectar su capacidad de aprendizaje y su desarrollo cognitivo, y a futuro puede hacer que le cueste escribir o leer”, resalta la especialista.

Iniciar la terapia del habla y lenguaje es el primer paso para ayudar a su hijo. Según la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA, por sus siglas en inglés), cerca de 200 estudios han encontrado que esta terapia es la más adecuada para las personas con trastornos del lenguaje. Es más, el 70% de los afectados mejoran indudablemente luego del tratamiento.

En el caso del trastorno del lenguaje expresivo, la terapia consiste en estimular la vocalización de sílabas, letras palabras y frases. “Es fundamental hacer la terapia de una forma muy lúdica, con el fin de que el niño se entretenga y así aprenda con gusto y quiera venir”, reconoce Rivera.

Por otro lado, la terapista también recomienda, que los padres deben apoyar el desarrollo del niño durante el tratamiento. Algunos de sus consejos para el hogar son, comunicarse con él lo máximo posible, corregirlo si pronuncia mal, no seguir sus instrucciones si utiliza gestos y no palabras, tenerle paciencia y sobre todo, motivarlo a mejorar.

“Mientras más comprometidos son los papás, más rápido se resuelve este trastorno”, finaliza la fonoaudióloga. El proceso no es rápido, pero con constancia, su hijo y usted podrán ver los resultados.

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 35 // 975 393446
contacto@aletheia.com.pe
¡Escríbanos y separe una cita totalmente gratis con uno de nuestros especialistas!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply